tablet mojada

Qué hacer si tu tablet se moja

tablet mojada

¿Se te ha caído accidentalmente agua o algún otro líquido sobre tu tablet? Si te ha pasado esto, no entres en pánico todavía. Solo porque se haya derramado un poco de líquido sobre tu tablet, no significa que esté todo perdido. Todo lo contrario. Si actúas rápido y sigues las recomendaciones que te damos a continuación, podrías rescatar tu dispositivo. Simplemente sigue los procedimientos que tienes a continuación.

Esto es lo que debes hacer para rescatar tu tableta mojada

No entres en pánico

En primer lugar, es importante no entrar en pánico. Si tu tablet se sumerge en agua debes permanecer en calma y actuar con rapidez. La velocidad es realmente la clave en estas situaciones. La mayoría de la gente que sufre este tipo de accidentes, se queda queda observando su dispositivo como si estuviera presenciando un funeral porque no pueden creer lo que ha pasado y no están seguros de qué hacer. Por lo tanto, mantén la calma y continúa con los pasos siguientes.

Sácala del agua

Tu primera misión es alejar la tablet del agua o el líquido que se haya derramado. No pierdas tiempo. Cuanto más tiempo permanezca en el líquido, más grave será el daño. Si la sacas rápidamente tendrás la oportunidad de salvarla.

Apágala

Una vez que esté fuera del agua, apágala. No pierdas tiempo secando la parte exterior. Simplemente pulsa el botón y asegúrate de que se apague lo más rápidamente posible. El agua no dañará el exterior ni el interior de la tablet si no está conectada.

Desmonta todo lo que puedas

Hay que admitir que este consejo es bastante difícil de aplicar últimamente, puesto que las tablets de hoy en día están diseñadas para ser una pieza única donde no se puede quitar nada. Sin embargo, muchas tabletas tienen tarjetas microSD o incluso tarjetas SIM. Si es tu caso, quítalas de las ranuras y sécalas. Una vez secas, guárdalas en un lugar seguro. Si tu dispositivo te da la posibilidad de quitar la batería o cualquier otra parte, hazlo.

Sécala con un paño suave

Ahora que ya tienes tu tablet apagada y has extraído todos los extras posibles, coge un paño suave y seca la parte exterior asegurándote de que sacas todo el líquido de ranura. Si has podido separar las diferentes partes de la tablet, sécalas también. Asegúrate de no rascar o dañar cualquiera de los componentes más delicados del interior del dispositivo.

Sumerge la tablet en arroz

El arroz es un gran absorbente de la humedad. Por eso es la típica solución a la que todo el mundo recurre cuando tiene este tipo de percances relacionados con aparatos electrónicos. Coge un recipiente grande y llénalo con arroz. Después sumerge la completamente la tablet en el arroz. El arroz se encargará de absorber la humedad de la tableta. El resultado final es una tablet seca. Intenta dejar la tablet en el recipiente con arroz al menos durante una noche, aunque lo más recomendable es dejarla un mínimo de 24 o 48 horas. Cuanto más tiempo le des, más humedad podrá sacar de la tableta.

Solución extrema; frota con alcohol

Si tu tablet ha quedado completamente sumergida, la solución del arroz puede no ser suficiente. Puedes esperar un par de días a que se seque por completo, pero eso toma mucho tiempo. En su lugar, puede probar con un poco de química. Asegúrate de que tu tablet está apagada y a continuación frótala con alcohol isopropílico. El alcohol desplazará el agua del interior de la tableta y hará que se seque más rápidamente.

A veces no es suficiente

En determinados casos, hagas lo que hagas será imposible rescatar tu tableta. Si eso pasa, tendrás que pensar en una cara reparación o incluso en reemplazar tu tableta por una nueva. Ponte en contacto con el fabricante para ver qué opciones tienes. Si compraste algún seguro o algún tipo de garantía adicional, es posible que puedas encontrar una solución que no te cueste mucho dinero. Si no tienes seguro, no te quedará otra que pasar por caja y pagar una reparación o un reemplazo.

Conclusión

Hay muchas maneras de rescatar una tableta cuando se moja. Pero no podemos mentirte y prometerte que estas soluciones funcionarán al 100%. Esto no significa que no debas intentarlo, sobretodo cuando la alternativa es gastar más dinero en una reparación.

Así que si alguna vez te pasa esto, recuerda no entrar en pánico y actuar rápidamente siguiendo estos pasos. Quien sabe si eres una persona afortunada y eres capaz de evitar que el agua destruya uno de tus bienes más preciados.

Deja un comentario